· 

La lucha de la salud pública contra el alcoholismo

Dr. Cristóbal Ruiz Gaytán López

Secretario Técnico del Consejo Nacional contra las Adicciones.  Fragmento del mensaje durante el festejo del LXX Aniversario de Alcohólicos Anónimos.

Reimpreso de (Ganar Aliados no. 19 , Julio - Septiembre 2005) con permiso de la Central Mexicana de S.G. de A.A., A.C.

Pocos problemas sociales y de salud plantean una dinámica tan compleja y preocupante como el alcoholismo y el abuso de bebidas alcohólicas, fenómenos que requieren de soluciones oportunas e integrales sobre la base de una acción amplia y participativa entre los distintos órdenes de gobierno y entre la sociedad en general.

El abuso en el consumo de bebidas con alcohol es el principal componente de riesgo en algunos de los más importantes problemas de salud pública, lesiones, violencia, cirrosis hepática, depresión y algunos cánceres, entre otros. Puede concluirse que es el factor contribuyente a la pérdida de vida y de años de vida saludable a escala nacional e internacional.


Existe estrecha relación entre el consumo de alcohol y cinco de las diez principales causas de mortalidad en nuestro país; aunado al gasto en hogares, se suman los conflictos ocasionados por la violencia, la disminución en la productividad y el deterioro en la calidad de vida individual y social, así como por el sufrimiento del propio bebedor y de las personas que conviven con él en su entorno.

 

En México el consumo de alcohol y los percances de tránsito están relacionados, pues beber en exceso aumenta seis veces el riesgo de involucrarse en accidentes vehiculares y en 25% la probabilidad de ingresar a un servicio de urgencia por lesiones producto de riñas. Además de que una de cada cuatro defunciones de conductores alcoholizados ocurren entre los quince y veinticuatro años de edad.

Preocupa que en México haya más de 2.8 millones de personas con dependencia de alcohol, de las que casi un cuarto de millón son mujeres integrándose cada vez más a este fenómeno y cerca de trescientos mil son menores de edad, según datos de la Encuesta Nacional de Adicciones.

 

Conforme a esta encuesta las tendencias en los niveles de consumo de bebidas con alcohol en adolescentes varones tienen un incremento en el índice de su consumo de 27% en 1998 a 35% en 2002; mientras que en las mujeres se registra un incremento de un 18% a un 25%. Importa sobremanera el notable incremento del problema en la mujer, sabemos que ella es más vulnerable fisiológica y socialmente al alcohol, por lo que desarrolla alcoholismo en menor tiempo, además de sufrir en mayor grado el rechazo de su familia y su comunidad. (...)

Ante este panorama, desde que se firmó el convenio de colaboración entre la Secretaría de Salud del Gobierno de la República y Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos, hemos trabajado de manera conjunta en la organización de múltiples acciones en todo el país, en una dinámica de cooperación basada en el mutuo respeto; efecto de ello es que en los Centros de Integración Juvenil hay grupos de Alcohólicos Anónimos trabajando día con día en los Doce Pasos que tanto los caracteriza.


Destacan las acciones de averiguación en caso de las unidades de salud a estos grupos, también ahora en sentido inverso, además de la participación de sus integrantes en la elaboración de la Norma Oficial Mexicana para la prevención, tratamiento y control de las adicciones y en la actualización del Programa Contra el Alcoholismo y el abuso de Bebidas Alcohólicas realizada hace pocos meses.

 

Cada año llevamos a cabo la Semana Nacional de Información Compartiendo Esfuerzos, que cada vez alcanza mayor impacto en la población, ya que integra una veintena de instituciones nacionales o del ámbito central, así como a todas aquellas que forman parte de los 32 consejos en las entidades federativas contra las adicciones.



Estas tareas hace mucho que dejaron de ser terreno exclusivo de los profesionales de la salud, se han integrado personajes e instituciones de diversos sectores. Todos tenemos un importante papel que cumplir en la prevención, detección o atención de casos a condición de que lo hagamos como se ha venido haciendo, con preparación, oportunidad y en forma coordinada. Nuestra Semana es una iniciativa mexicana que busca
sensibilizar e informar a grandes sectores de la población sobre el problema, así como difundir las alternativas existentes de prevención y tratamiento. (...)


Todos sabemos que la respuesta a un problema global como el alcoholismo, que en muchos casos forma parte ya de una cultura de la permisivilidad de las naciones, requiere de voluntad y de gran compromiso. Por ello es destacable el hecho reciente que la Organización Mundial de la Salud ha propuesto una serie de puntos básicos para enfrentar este problema. Es un decálogo de políticas públicas que a continuación les numero:

 

1. Restringir la venta de bebidas a menores de edad.


2. Limitar los horarios o los días de venta.


3. Bajar la densidad de puntos de venta, especialmente en las cercanías a los centros educativos.


4. Analizar incrementos en las tasas impositivas a los productos.


5. Controlar el alcoholismo, especialmente en conductores de vehículos.


6. Disminuir los límites de alcoholismo permitidos.


7. Suspender los permisos de conducir a quienes estén al volante bajo los efectos del alcohol.


8. Establecer permisos progresivos para conductores jóvenes, es decir, conceder permisos que al principio impongan condiciones
más estrictas que las del código de circulación, como la de comprobar un nivel cero de alcoholemia en ellos, así como aplicar
intervenciones breves dirigidas a los bebedores explosivos o de fin de semana.

En este último punto, adicionalmente quiero volver a poner a consideración de ustedes como lo hemos venido haciendo, el que creemos necesario buscar alternativas de tratamiento que sean, incluso, conmutativas de las penas privativas de la libertad. Esto, además de penalizar o de sancionar económicamente a un bebedor con altos niveles en su alcoholismo, también derivados por la autoridad competente al tratamiento breve para una intervención breve, para que le sirva esto en el manejo de su problema explosivo.


Por último deseamos reconocer la fecunda, amplia e inigualable labor de Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos y del movimiento mundial que representan, que hoy cumple sus setenta años de vida; por ello me honro en ser portador de la felicitación más amplia del Secretario de Salud del Gobierno de la República, Dr. Julio Frenk Mora, por su condición de servicio, tenacidad y constancia que ha permitido salvar millones y millones de vidas en el mundo. Todos tenemos la obligación de atender y sobre todo de prevenir las consecuencias negativas del consumo de bebidas alcohólicas.


No debemos permitir que se deteriore el principal capital humano del país, las niñas, los niños y los jóvenes. Afrontamos de igual forma el reto de ofrecer innovadoras respuestas para atender el problema creciente en la humanidad. Por ello debemos continuar trabajando juntos todos, hombro con hombro en coordinación con su muy digna institución mundial Alcohólicos Anónimos, para hacer un México libre de alcoholismo y abuso en el consumo de bebidas alcohólicas. En hora buena a todos ustedes.