· 

Libro Grande Parte 1

Alcohólicos Anónimos

Uno de los libros que dio forma a EE. UU. …y al mundo

En el 2012, The Library of Congress , actualmente la segunda mayor biblioteca del mundo, presentó la exhibición «The Books That Shaped America»  (Los libros que dieron forma a Estados Unidos). El catálogo de la exhibición comprendía únicamente 101 títulos entre 1750 y el 2000, incluyendo nuestro Alcohólicos Anónimos. Que nuestro modesto «Libro Grande» fuera incluido en un canon tan restringido por esa magnífica biblioteca, a nosotros, quienes hemos elegido conscientemente el camino del servicio y el anonimato, guardando prudente distancia del exhibicionismo y las pasarelas, no deja de parecernos paradójica esta mención, y nos obliga a reflexionar en qué consistió su especial contribución, si nos ha alcanzado la misma y, por nuestra parte, si estamos retribuyendo.

 

Primeramente situémonos en contexto: ¿qué tipo de libros fueron seleccionados para esta exhibición? Ciertamente no se trata de una lista de las obras de mayor mérito literario, científico o académico que haya producido Estados Unidos. Se trata, por el contrario, de libros que han tocado hondamente a la sociedad estadounidense —en una u otra forma, en diversas etapas de su historia, en sus diferentes estratos sociales, en sus preocupaciones, en sus aspiraciones, en su vida diaria; libros que desafiaron esquemas de pensamiento, o que definieron a toda una generación—.

 

Así tenemos libros tan tempranos y clásicos, como Experimentos y observaciones sobre la electricidad, hechos en Filadelfia, Estados Unidos, de Benjamín Franklin; o Moby-Dick,de Herman Melville, con su dualismo entre el bien y el mal; La cabaña del tío Tom, de Harriet Beecher Stowe, cuyo explosivo tema central, a mediados del siglo XIX era la dura realidad de la esclavitud; o Tarzán de los monos, de Edgar Rice Burroughs; y también hallamos en la exhibición al precursor de todos los libros de superación personal: Cómo ganar amigos e influenciar a la gente, de Dale Carnegie. De tiempos recientes, hay libros que tocan la problemática del sida o experiencias de pobreza urbana. En palabras de una periodista norteamericana, «Si hay un único gran tema norteamericano, este es la propia transformación».  

 



Quizá podamos ahora comprender mejor por qué, en una sociedad tan pragmática como orientada al cambio, fue tomado en cuenta nuestro Alcohólicos Anónimos para ser colocado en esa estrecha repisa: funciona… sobre principios verdaderos, buenos y estables.

 

 

¿De qué trata el libro?

 

Aunque con los años le injertaron hojas al árbol , en realidad, estrictamente es el relato de cómo más de cien hombres se habían recuperado del alcoholismo durante los primeros tres o cuatro años de aa. Vale la pena subrayarlo, porque al publicarse el libro, (además de que nadie lo compraba) era como una nueva vacuna todavía sin probar: sencillamente no se sabía aún si la gente podría dejar de beber permanentemente con solo leerlo —por más que después haya sido así—. En un sentido absoluto —y por eso es incluso más maravilloso, pues no tiene componendas desde el futuro—, de esto trata el libro: de cómo cien exborrachos y sus dos alegres sirvientes espirituales —Bill y Bob—, a tientas y en medio de la borrasca, luchan por surgir juntos de las tinieblas hacia la luz, abandonados al cuidado de Dios, dejando huellas de experiencia, fortaleza y esperanza en un rastro de libros a su paso… para los que vendrán.

 

 

 

 

Continuara...