· 

Alcoholismo en el ámbito laboral Parte 4

Reimpreso de (Boletín Ganar Aliados no.46) con permiso de la Central Mexicana de S.G. de A.A., A.C.

«Acercar la solución a sus empleados enfermos de alcoholismo está en sus manos.»

Un prominente directivo de una empresa con reconocimiento internacional en el ámbito de asesoramiento fiscal, generosamente nos comparte su experiencia con Alcohólicos Anónimos en la siguiente carta:

 

«En la empresa PwC Pricewaterhousecoopers dependemos grandemente del factor humano muchos profesionales, hombres y mujeres, jóvenes y adultos. Factor humano es materia prima para poder prestar un servicio profesional dentro del ámbito de la contaduría pública, aspectos legales, fiscales, auditoría, asesoramiento legal, de administración de servicios. Es gracias a ellos que mantenemos contactos con los clientes; mediante este equipo profesional hacemos nuestro trabajo, y dependemos prácticamente al cien por ciento de su personalidad, de sus conocimientos, de su capacidad profesional, de su ética, etc.»

 

Hoy me gustaría particularmente hablar de una adicción, que es precisamente el alcoholismo —entendiendo por adicción todo aquello que controla a la persona, y que con ello esa persona ya no tiene control respecto de sí mismo, sino que la adicción controla su voluntad. Entonces empieza a hacer cosas que, de no tener esa adicción, normalmente no haría. Esta adicción, reitero, es el alcoholismo.

 

»Mi experiencia como empresario es que esas personas enfermas de alcoholismo desarrollan muchas habilidades con tal de mantener su adicción activa, por ejemplo: esconden la botella, se vuelven hábiles con los horarios, empiezan a buscar alternativas para beber en cualquier circunstancia. Y son personas inteligentes, talentosas. Normalmente son personas simpáticas, y tratan muy bien al cliente. Son personas muy activas. Pero, ¿cuál es el problema? Pues… que beben.

 

»El patrón tiene que decidir entre perder a una persona talentosa… o bien tiene que decidirse por colaborar con esa persona para lograr superar ese problema y atender la enfermedad del alcoholismo.

 

»Y la primera pregunta: ¿Es un asunto que tiene solución? Por experiencia propia les puedo decir: Sí, sí la tiene.

 

»Allí es donde el patrón tiene que decidir si pierde un talento o si salva la vida de una persona, quien posiblemente sea mucho más productiva si logra superar la enfermedad del alcoholismo. Y esa es la gran disyuntiva.

 

»Entonces resulta conveniente que el patrón esté apropiadamente informado acerca de esta enfermedad, el alcoholismo, y esa información le va a dar precisamente la respuesta acerca de si debe o no colaborar con esa persona.

 

»El programa que mejor ha funcionado en todo el mundo, reconocido por la Organización Mundial de la Salud, es el programa de Alcohólicos Anónimos.

 

»El patrón tiene que tomar una segunda decisión, y esa persona, al perder su trabajo “toca su fondo” y empieza a buscar alternativas de solución, y seguramente va a ser de los casos en que primero fueron a Alcohólicos Anónimos y regresan algún día después de una recaída.

 

¿Por qué? Porque ahora sí reconocen que tiene el problema. Es un principio fundamental para la solución de su problema. En el caso de AA, es incluso el principal paso para comenzar a recuperarse. Es un programa derivado de la experiencia, donde millones de personas han logrado dejar de beber en todo el mundo.

 

»Es por eso que los patrones tienen que estar alertas en cuanto a sus trabajadores, que estén 100 % enfocados en su productividad. Y si existen signos de alerta en torno a la enfermedad del alcoholismo, comprender que se apropia de la voluntad de las personas. Es necesario platicar con esas personas, darles la oportunidad e invitarlos a que asistan a un grupo de AA.

 

»Es así como considero que debemos de participar con el sector empresarial. El problema se origina por su incontrolable adicción, el alcoholismo.

 

»Espero que no se trate de sentenciar a las personas enfermas de alcoholismo, sino que les tendamos la mano y que sepan ustedes, empresarios, patrones, gerentes, que existe una organización con 79 años de experiencia que la respaldan, y que pueden colaborar estrechamente con ella. Es Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos, A.C. Ojalá pueda establecerse un programa muy claro en las empresas, para efectos de detectar y tratar el problema de la enfermedad del alcoholismo.

 

»Estoy seguro de que será una satisfacción enorme saber que usted como patrón ayudó a salvar a un ser humano valioso, quien de hecho ya estaba muerto en vida. Los dividendos para la empresa serán del todo beneficios a futuro, ya que el absentismo, la baja en productividad y los accidentes de trabajo disminuirán.

 

»Concluyo diciendo que nadie debería ser despedido solo porque es un enfermo alcohólico. Si el candidato quiere dejar de beber, debería dársele una oportunidad real, y eso será posible por medio de patrones mejor informados. Acercar la solución a sus empleados enfermos de alcoholismo está en sus manos.

 

»Es un gusto saludarlos por este medio.»

C.P.C. José Alfredo Hernández

Linares

Socio de PwC Pricewaterhousecoopers

Escribir comentario

Comentarios: 0