· 

Los grupos de Alcohólicos Anónimos

Reimpreso de (Boletín Ganar Aliados no.48) con permiso de la Central Mexicana de S.G. de A.A., A.C.

En México, la única entidad legal autorizada y reconocida por Alcoholics Anonymous World Services, Inc., con sede en la ciudad de New York, es Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos, A. C., cuyas oficinas centrales se encuentran en la Ciudad de México. Alcohólicos Anónimos es una organización establecida legalmente a nivel mundial, noble y altruista, que ha contribuido a salvar vidas de millones de personas alcohólicas desde sus inicios en 1935, en la ciudad de Akron, Ohio, en los ee. uu. El objetivo primordial de sus miembros es mantenerse sobrios y ayudar a otros alcohólicos a alcanzar el estado de sobriedad, compartiendo su mutua experiencia, fortaleza y esperanza en sesiones de hora y media, los 365 días del año.

 

En México los grupos están diseminados en todo el país. aa no controla a sus miembros ni los obliga a pertenecer; la asistencia es voluntaria y todo gasto (café, agua, té, azúcar y la renta del local) es cubierto por los propios miembros —pero no hay cuotas de ningún tipo.

 

«Existen en México lugares conocidos como granjas o anexos que no están regulados por instancias gubernamentales —explica el Dr. Guerrero López—, en los cuales no se cuenta con la infraestructura necesaria para brindar un tratamiento integral para personas con alcoholismo. En muchas ocasiones, en estos lugares tratan de forzar al paciente a dejar su dependencia del alcohol y emplean medidas que le dejan secuelas de resentimiento hacia la familia y la misma sociedad. Cuando no tienen todo este conocimiento de que los tratamientos tienen que ser integrales, y se basan en algo que el conductismo defendía mucho, y que era la aversión — es decir, un estímulo por aversión para evitar que consuman—, con golpes o groserías, hacen tener una catarsis al paciente y sentirse culpable de su consumo. Creen que esto va a conseguir que deje de tomar, pero estas terapéuticas, que son altamente dañinas, lejos de dejar una situación positiva para el paciente y ayudarle a dejar el alcohol, le dejan una herida muy grande».

 

La Comisión Nacional de Adicciones de la Secretaría de Salud, por su parte, se esfuerza por regular esos centros que, cabe subrayar, no tienen ninguna relación con Alcohólicos Anónimos, estableciendo normas de operación para ellos. Alcohólicos Anónimos no proporciona servicios de hospitalización o tratamiento médico o psiquiátrico, pero a menudo coopera con diversas instituciones sin afiliarse.

Labor universitaria

Un estudio que lleva a cabo el Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina consiste en conocer el fenómeno adictivo en su población clínica —tanto del alcohol como de otras substancias—, para identificar cuál es su patrón de consumo y cómo está asociado con alguno de los trastornos por los que asisten.

 

«Los jóvenes son la población que está en mayor riesgo de consumir cualquier tipo de substancias —indicó el Dr. Benjamín Guerrero López—, por lo que estudiar les permite mantenerse alejados de cualquier adicción a substancias».

 

Por cuanto al programa que llevan a cabo con estudiantes universitarios, explicó que es importante detectar el problema por el cual acuden a ellos: si solo es por algún trastorno de ansiedad o depresión, es atendido en el Departamento de Psiquiatría y Salud Mental, pero si presentan algún patrón de abuso o dependencia del alcohol, son enviados a los grupos de Alcohólicos Anónimos de Central Mexicana, gracias a un convenio de colaboración vigente, celebrado desde marzo del 2011.

 

El doctor reconoció que «El 80 % de los jóvenes consume alcohol, pero es difícil determinar cuánto. Lo importante es saber cuántas personas con patrones de abuso y dependencia habría en la universidad, para identificarlos y saber cuáles serían las prioridades de tratamiento, el programa de recuperación o de intervención que se puede

brindar».

Escribir comentario

Comentarios: 0