· 

Los beneficios de la oración y la meditación parte 2

Por ilustrísima Raúl Vera López obispo de la diócesis de Saltillo

(reproducido con permiso de Plenitud aa)

Reimpreso de (Boletín Ganar Aliados no.49) con permiso de la Central Mexicana de S.G. de A.A., A.C.

Oración, meditación y fe

«La frase “Dios como nosotros Lo concebimos” es tal vez la expresión más importante que se encuentra en el vocabulario de AA» — escribió Bill Wilson, cofundador de esta comunidad —, por lo que igualmente la oración y la meditación ocupan un lugar privilegiado dentro del programa de aa. El libro básico Alcohólicos Anónimos subraya al enfermo alcohólico: «[…] si cuando bebes, tienes poco control de la cantidad que tomas, probablemente eres alcohólico. Si este es el caso, tú puedes estar sufriendo de una enfermedad que solo puede ser vencida por una experiencia espiritual».

 

En AA respetamos la práctica y convicciones religiosas de cada uno, solamente destacamos lo que nuestra experiencia acumulada siempre ha confirmado: ya estábamos fuera del alcance de toda ayuda humana.

 

Su ilustrísima, al hablar sobre esta necesidad del hombre, explicó que muchas personas se acercan a Dios para hacerle una plegaria, una súplica, y presentarle sus problemas familiares. Luego, poco a poco, comienzan a practicar la meditación, que consiste en una revisión de vida para darse cuenta de los valores y posibilidades que poseen: «Entonces es cuando descubrimos la gran misericordia de Dios, un Ser con quien empezamos a sentir mucha confianza, por quien nos sentimos comprendidos y valorados. Ante Él nos sentimos apreciados. Esto nos permite ver que sí tenemos cualidades, que no solo somos un montón de defectos, que tenemos una posibilidad de salir. Empezamos a descubrir que somos útiles y capaces de hacer el bien, de producir vida y de deshacer situaciones que se dan no solo en familia sino en otros ambientes en que nos movemos; es el sabernos verdaderamente dignos de confianza. No estamos en la tierra por casualidad, sino para cumplir una misión muy bella que va más allá de nuestra familias; pero para esto tenemos que perdonarnos a nosotros mismos y después a los demás».

 

Al referirse a la fe explicó que esta palabra tiene la misma raíz que la palabra recargarse, que es tener confianza, y, en este caso, confianza en Dios antes que nada… y después en sí mismos. «Esa confianza en ustedes mismos parte de que se descubren débiles, pequeños, que se necesitan unos a otros, pero ya no mendigando como antes. El hecho de que hayan pasado por situaciones tan difíciles los hace capaces de entender el dolor humano, y se vuelven personas de fiar que tiran el ancla de la esperanza al cielo, capaces de entender el futuro porque lo entienden al construirlo día a día».

 

Con personas como su ilustrísima Raúl Vera López, aa tiene una inmensa deuda de gratitud. Él es uno de los amigos de Dios y del hombre que, con buena voluntad y obras, Mi deseo es brindar un mensaje de vida en plenitud — o de prevención —. El alcoholismo — lo sabemos desde mucho tiempo — es un impedimento para que las personas se realicen plenamente, sobre todo porque es una enfermedad. Pero además de esto, tiene múltiples consecuencias: una madre o un padre alcohólico ocasiona en su hijo, sin darse cuenta, una baja estima; llevan al hogar violencia; desperdician el dinero en el alcohol, en lugar de invertirlo en las personas o en otro tipo de cosas que tienen mucho

mayor importancia. El alcoholismo es causa de absentismo en el trabajo. El alcoholismo también es causa de muerte anticipada, dejando a la viuda, al viudo o a los huérfanos en una situación extrema.

 

El alcoholismo también es causa de vergüenza en muchos lugares y causa de violencia intrafamiliar, entre otras cosas — sin mencionar aquellas muertes provocadas por una persona que conduce en estado de ebriedad y choca o atropella a personas que están en su camino.

 

 

La Iglesia — y muchas Iglesias que coinciden con la Iglesia católica — no puede considerar que sea una persona creyente y practicante alguien que no enfrenta su alcoholismo por medio de los mecanismos adecuados. No es mediante un juramento, aunque a algunas personas les ayude temporalmente.

 

La Iglesia considera que la mayoría de las personas que han salido del problema ha encontrado la solución en los grupos de Alcohólicos Anónimos, que tienen toda una mística de trabajo fundamentada en elementos psicológicos y también espirituales — porque existen personas que han buscado y encontrado tratamiento psicológico, pero al dejar la parte espiritual no han podido encontrar una respuesta.

 

En Alcohólicos Anónimos no se obliga a nadie a creer en un determinado dios, pero se invita a cada persona a que crea en Dios como él lo entiende — o en su Poder Superior, Le llame como Le llame —. Es por eso que los grupos de Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos A. C. no están ligados a ninguna Iglesia en particular, y sus puertas están abiertas para personas de cualquier tipo de pensamiento religioso — incluso se recibe al que no cree —. Pero sí invita a la persona a que no utilice sus propias fuerzas, sino que también se tome de ese gran Poder Superior para poder salir adelante.

 

Los grupos de Alcohólicos Anónimos tienen reconocimiento a nivel mundial por la estrategia que siguen. Por lo tanto, hay que tener mucho cuidado con, diría yo, grupos pirata, grupos patito, que parecen ofrecer lo mismo, pero sin llegar a obtener los resultados convenientes y adecuados. Entre estos grupos no faltan aquellos que recluyen a una persona casi como si fuera una cárcel, y, por medio de amenazas de condena, golpes, castigos fuertes, hacen que la persona deje de beber. Menciono la pregunta y la respuesta: ¿Es válido? — No. Para obtener un resultado correcto, se necesita la libertad y la voluntad de querer dejar de beber. Y cuando alguien te está queriendo obligar a base de amenazas, a base de golpes, a base de retiros espirituales, no se está obteniendo un camino correcto. Hay que tener mucho cuidado con esos pseudogrupos.

 

Los grupos de Alcohólicos Anónimos, y su programa de recuperación de los Doce Pasos, se han extendido a más de ciento setenta países en el mundo entero, con un aproximado de más de 113 mil grupos y más de dos millones de miembros en recuperación. Tienen una presentación amplia y abierta. Todo el mundo sabe donde están. Cuentan con una página de información con los pasos que se siguen para lograr la recuperación, con un directorio nacional de grupos en todo el país, y con literatura específica, que contribuye a la recuperación del enfermo alcohólico.

 

En México, la única representante legal reconocida por Alcoholics Anonymous World Services, Inc. (con sede en la ciudad de Nueaa desde una perspectiva católica Por el muy ilustre señor José de Jesús Aguilar Valdés, subdirector de radio y televisión del Arzobispado de México ayuda a llevar a los enfermos de alcoholismo la oportunidad de recuperarse mediante el programa de Alcohólicos Anónimos. Antes de retirarse, expresó a los asistentes su deseo de seguir cooperando en la construcción de un ambiente de alegría: la alegría de ser libres, de disfrutar la vida y compartirla.

 

 

«Ustedes son el milagro del siglo xx, la resurrección, la nueva vida, la recuperación de la persona» — finalizó, aludiendo a la declaración que hiciera su santidad Juan xxiii sobre la fraternidad mundial de Alcohólicos Anónimos.

Escribir comentario

Comentarios: 0